Si te preguntás cómo las automotrices se dan cuenta de los errores más ínfimos, acá está la respuesta.
Las automotrices apelan a todas las tecnologías para mejorar los productos. Es por eso que hasta usan microscopios para determinar si la pintura tiene algún tipo de falla o una pieza durará todo lo que tiene que durar.

Vídeo- Microscopio para saber el ADN de un Seat - Información.mp4
El departamento de calidad de SEAT utiliza un microscopio electrónico con una resolución superior a los 100.000 aumentos, con el que revisa metales, tejidos, plásticos o pinturas.

El fin de estos test es confirmar que no hay impurezas imposibles de detectar a simple vista y así poder alargar la vida útil de las piezas. Asimismo, se evita que un coche pierda el brillo con el paso de los años.

En el caso de pinturas, se observan las diferentes capas del coche (menores de 0,12 milímetros). De esta manera, se asegura que la carrocería no se dañe. También se corrobora que todas las piezas del coche tengan el mismo tono.