Es para el actual presidente de Lanús, Nicolás Russo, y su predecesor, Alejandro Marón, sospechados de administración fraudulenta y evasión.

El fiscal federal de Lomas de Zamora, Leonel Gómez Barbella, solicitó citar al presidente del Club Atlético Lanús, Nicolás Russo, y su predecesor, Alejandro Marón, para que presten declaración indagatoria por el presunto delito de administración fraudulenta por su participación en la transferencia de jugadores. También solicitó que se disponga la inhibición general de bienes.

La hipótesis de la Justicia es que se declararon montos inferiores a los percibidos por las transferencias de seis jugadores: Agustín Pelletieri, Guido Pizarro, Matías Fritzler y Diego Valeri, y la "libertad de acción" de Eric Aparicio y Oswaldo Vizcarrondo en los períodos 2009-2012 y 2012-2015.

Embed

A los directivos del "Granate" se les imputan también los delitos de apropiación indebida de tributos y evasión de los recursos provenientes de la seguridad social.

Por otra parte, la Fiscalía no descarta que haya habido lavado de activos provenientes de esos delitos precedentes, por lo que pidió que se le de intervención a la Unidad de Información Financiera (UIF).

A su vez, a Russo -quien nuevamente se desempeña como máximo dirigente del club y es concejal en ese distrito bonaerense- se le atribuye haber evadido el Impuesto a las Ganancias "en virtud de las rentas obtenidas en el exterior del país relacionadas con la transferencia del jugador Jean-Jacques Pierre al Club Atlético Peñarol de Uruguay" en febrero de 2004, "ya sea por su eventual vínculo con la firma 'Am Lat Group Inc.' (en su carácter de accionista y/o directivo) o en razón de haber percibido honorario".

La denuncia señala además que "el producto obtenido" de las presuntas maniobras detectadas "habría sido ingresado al mercado formal" por Russo, "mediante la construcción y compra de numerosos inmuebles, cuya titularidad -al igual que los ingresos obtenidos de su entrega en locación a través de su inmobiliaria 'Russo Propiedades'- no habría sido debidamente declarada ante el ente recaudador".

También obra en el expediente un segundo reporte, elaborado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), por depósitos y extracciones por montos "no usuales" de dinero en efectivo durante 2013, cuando la operatoria habitual era con cheques u otros instrumentos financieros. A su vez, el Registro de la Propiedad Inmueble de la Provincia de Buenos Aires comunicó la existencia de alrededor de 43 propiedades a nombre de Russo.

La pesquisa se inició a raíz de la denuncia presentada por la agrupación de simpatizantes y vecinos del Club Atlético Lanús "Almagranate", en noviembre de 2014. Esa presentación sostiene que los sucesos se habrían producido "de manera sucesiva", a través de "operaciones de transferencias de jugadores de ese club, por las cuales se declararon montos inferiores a los efectivamente percibidos, quedándose para sí [los imputados] las diferencias dinerarias obtenidas, causando un perjuicio económico al erario del Club del que [Russo] era autoridad".