Santos Colon Jr., de 17 años, se declaró culpable del intento de brindar material a terroristas. El joven residente de Lindenwold, enjuiciado como adulto, enfrenta una sentencia de hasta 15 años en prisión.

Un adolescente de Nueva Jersey admitió haber ideado un plan para asesinar al Papa Francisco durante su visita a Filadelfia en 2015.

Fiscales federales aseguran que Santos Colon reconoció planificar el asesinato casi dos meses antes de la visita del Sumo Pontífice. El plan involucraba el uso de un francotirador para matar al Papa en una misa y detonar dispositivos explosivos en cercanías.

Embed


Colon contactó a un posible francotirador, quien resultó ser un empleado encubierto del FBI. Los fiscales señalan que Colon habló de reconocimiento del blanco con una fuente confidencial del FBI, a quien le ordenó que comprara materiales para fabricar dispositivos explosivos.

Los fiscales no identificaron un móvil para el complot.