El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó una ley que elimina las garantías de privacidad en internet impuestas por su predecesor, Barack Obama, y que permitirá a los proveedores de internet vender datos de sus usuarios, como los historiales de búsqueda o la localización.
La norma, aprobada por la mayoría republicana en el Congreso la semana pasada, revoca un reglamento que los demócratas habían redactado para la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en inglés) y que exigía a los proveedores obtener el permiso de sus usuarios antes de vender sus datos.

Los republicanos siempre consideraron ese reglamento como un exceso regulatorio y su norma permitirá a los proveedores como Verizon, Comcast y AT&T utilizar por defecto a sus usuarios para competir en pie de igualdad con Google y Facebook en el negocio publicitario en línea, que mueve US$83.000 millones.

Embed
Estas compañías se habían opuesto a los intentos del Gobierno de Obama de proteger la privacidad de los usuarios y consideraban injusto que Google y Facebook se rigieran con normas diferentes a las suyas.

Defensores de la privacidad en internet como el director ejecutivo del Centro para la Democracia Digital, Jeffrey Chester, consideró al diario The Washington Post que con esta norma "los estadounidenses no estarán nunca a salvo de tener sus datos personales sigilosamente examinados y vendidos al mejor postor".