El líder de los taxistas está imputado por "amenaza coactiva agravada" por llamar a "dar vuelta los coches" de los trabajadores que no adhirieran a la medida gremial.
El jefe del Sindicato de Peones de Taxis, Omar Viviani, no se presentó este miércoles a declarar en la fiscalía de la Cámara en lo Penal, Contravencional y de Faltas porteña, cuyo titular, Walter Fernández, advirtió que la "amenaza" con "dar vuelta" los taxis que no adhieran al paro general podría configurar un delito de con una pena de 5 a 10 años de prisión.

Fuentes de la fiscalía aseguraron a DyN que Viviani "no compareció" esta mañana pero que "sí vino un abogado", aparentemente a solicitar una prórroga en la citación.

Embed
Si bien el fiscal reconoció que haberse retractado públicamente sirve de "atenuante", advirtió que "la disculpa no borra el delito".

Ante esta situación el fiscal decidió reprogramar la indagatoria del sindicalista para el próximo viernes a las 14. Según se supo, si Viviani aún presenta alguna indisposición para presentarse, se le enviará un médico forense para constatar su afección. Además, según explicaron, Viviani no debería aparecer públicamente en ningún lado debido a que las 48 horas de reposo se cumplen el viernes; por lo tanto, mañana, el día del paro, no podría participar de ninguna manifestación.

En una entrevista para Radio 10, Viviani sostuvo que "Voy a ser el pato de la boda de este paro", dijo. Y minimizó sus dichos. “Yo sé que me equivoqué pero tampoco puse la bomba en San Petersburgo, no maté a nadie", manifestó el jefe del gremio de los taxistas.

Embed
Entre tanto, el ministro Germán Garavano aseguró que "está claro que los dichos son de un exceso y violencia verbal que anunciaba una violencia física, que en el país tenemos que desterrar para siempre".
En declaraciones radiales, Garavano enfatizó: "Yo creo que los dichos han sido gravísimos, de una gravedad inusitada, de que un dirigente gremial arengue a su tropa, a sus compañeros de sindicato a destruir los vehículos que funcionen el día de paro, nos llevan a épocas del pasado de violencia que tenemos que dejar atrás". Sin embargo, el funcionario prefirió no opinar sobre el proceso que se le puede abrir a Viviani porque "se puede incidir en las actuaciones de un juez o fiscal".

Ayer se conoció un video en el que Viviani arengaba a sus afiliados a parar en la huelga de mañana convocada por la CGT y llamó a "dar vuelta los coches" para que tenga éxito la medida de fuerza.
El gremialista fue citado a indagatoria por esos dichos, aunque después se retractó al afirmar que se le "salió la cadena durante una asamblea acalorada" y que eso finalmente "no" ocurrirá.