En medio de la rivalidad entre el Pipita y el público napolitano, el delantero de Juventus hizo un gesto a la tribuna que lo silbaba en el San Paolo, pero le erró a la entrada cuando abandonaba el campo de juego para meterse en el vestuario.