Los convenios firmados por la Nación y la Ciudad para el traspaso de la justicia a la órbita porteña fueron ratificados este miércoles por la Legislatura.

Los diputados dieron aval a los expedientes enviados por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, al parlamento de la Ciudad, que incluyen la transferencia gradual de las competencias penales, el traspaso de la Inspección General de Justicia y del Registro de la Propiedad Inmueble a la órbita de la Justicia porteña y la incorporación del fuero de Defensa del Consumidor a través de su creación.

El primer convenio sobre las competencias penales obtuvo 43 votos positivos, 12 negativos y dos abstenciones; el segundo recibió 44 apoyos y 13 rechazos; el tercero 46 votos positivos, tres negativos y ocho abstenciones y el restante el vinculado al fuero de consumidores sumó 53 por la positiva y cuatro en contra.

Embed
La transferencia fue rubricada entre ambas jurisdicciones el 19 de enero pasado para "el reconocimiento de la autonomía legislativa, jurisdiccional y administrativa de la Ciudad" y para el "fortalecimiento del federalismo como sistema político" y -para su puesta en marcha- requiere de la ratificación tanto de la Legislatura local como del Congreso.

En ese marco, si bien el texto refiere al traspaso de la justicia ordinaria a la órbita porteña, el proceso tendrá una primera etapa que se enfocará sobre las unidades vacantes del fuero Penal.

Así, se prevé el traspaso de ocho Juzgados Nacionales en lo Criminal y Correccional que actualmente están vacantes y dos Juzgados de Menores, 18 vocalías de los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional, dos Juzgados Nacionales de Menores, tres vocalías ante los Tribunales Orales de Menores, y los órganos del Ministerio Público Fiscal y de la Defensa que actúan en esos sitios.

La ratificación de los convenios para la transferencia parcial de la justicia se dio en una sesión que vivió momentos de tensión a raíz de la protesta en el recinto de empleados judiciales que rechazan la medida y de incidentes que, previamente, habían protagonizado en la puerta de la sede legislativa, cuando el grupo de trabajadores intentó ingresar por la fuerza.

Los trabajadores encolumnados en la Unión de Empleados de Justicia de la Nación (UEJN) y en el Sindicato de Trabajadores Judiciales manifestaron a los diputados su oposición a la transferencia por momentos a los gritos y con cánticos o a través de banderas colocadas en las gradas, lo que derivó en la interrupción en varias ocasiones de los discursos de los diputados el debate en el recinto.