Según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, a lo largo de 2016 se perdieron cerca de 100 mil puestos de trabajo en el sector privado.
Mientras desde el oficialismo insisten desde el segundo trimestre del año pasado con el inminente florecimiento de los brotes verdes que supo ver en su momento el ahora ex ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, desde la oposición responden con la persistenta caída de todos los índices económicos que ratifican una y otra vez que la economía sigue sumida en una profunda recesión.

En medio del primer paro general al gobierno de Mauricio Macri, las estadísticas oficiales ratifican que en el primer año de gestión se perdieron cerca de 100 mil puestos de trabajo sólo en el sector privado.

Se calcula además que por cada puesto formal destruido se calcula que se perdieron otros dos en el mercado informal pero estos nuevos desempleados no entran en las estadísticas oficiales.

La Industria y la Construcción son los sectores en los que se destruyeron más puestos de trabajo a nivel nominal. Durante el primer año de gestión de Macri se perdieron, según los datos del ministerio de Trabajo cerca de 52 mil empleos industriales y otros 25 mil en la construcción.

Además en la minería, sector beneficiado por la quita de retenciones decretada por Macri a poco de su desembarco en la Casa Rosada, los mayores ingresos para las multinacionales lejos de redundar en la creación de nuevos puesto de trabajo implicó una fuerte destrucción de empleos. Cerca de 7 mil trabajadores del sector minero fueron despedidos en el último año.

En términos porcentuales el sector minero fue el que más resintió. Se perdió el 7,48% de los puestos de trabajo que existían en diciembre de 2015 en minería. En la construcción la destrucción de empleos se ubicó en el 5,5% mientras que en la industria fue del orden del 4,1%.

Según datos del ministerio de Trabajo de la Nación, en enero de este año 6.182.328 personas trabajaban en el sector privado, un 1,12% menos que un año antes.