El Sumo Pontífice celebrará la "Cena del Señor" en la cárcel de Paliano, donde además les lavará los pies a un grupo de presos, contiunando con su tradición desde que asumió en el Vaticano.

El papa Francisco eligió una cárcel para celebrar el rito de "La Cena del Señor" (Coena Domini) del Jueves Santo y lavar los pies de algunos de los detenidos de la prisión de Paliano, en la provincia italiana de Frosinone.

Desde que fue elegido en 2013, Francisco continuó la tradición que mantenía cuando era arzobispo de Buenos Aires y en el primer año de su pontificado lavó los pies de doce menores recluidos en una cárcel romana.

Embed
En 2014 lavó los pies a doce discapacitados de distinta edad, nacionalidad y religión de un centro de ayuda; después repitió el rito en la cárcel romana de Rebbibia y el año pasado lo hizo con 12 refugiados del centro de acogida de Castel Novo di Porto, en la provincia de Roma.

En la prisión de Paliano celebrará para los cerca 75 reclusos y personal la misa del Jueves Santo y después procederá al lavado de los pies, en el que se repite el gesto que hizo Jesús a los apóstoles durante la última cena.