El pequeño felino estaba desesperado por agarrar su juguete, pero no llegaba hasta el lugar donde estaba guardado. Por eso "llamó" a la madre, quien acudió a su ayuda.