El Comité de investigación ruso anunció que ocho personas fueron detenidas por el atentado en el subte de San Petersburgo en el que murieron nueve personas.

"Seis personas fueron detenidas en San Petersburgo y dos en Moscú por su implicación en el atentado", en el marco de la investigación realizada por el FSB (servicios de seguridad) y el Ministerio del Interior, precisó el Comité en un comunicado.

Estos arrestos se llevaron a cabo en el marco de "una investigación compleja" del FSB y del Ministerio del Interior, precisó el Comité.

Los investigadores incautaron en sus domicilios un "artefacto explosivo idéntico" al que desactivaron el lunes unos agentes en la estación de metro de la plaza Vosstániya, así como unas armas de fuego y municiones, según la misma fuente.

Embed
Las ocho personas nombradas en el comunicado tienen nombres y apellidos originarios de Asia Central. El presunto autor del atentado suicida, Akbarjon Djalilov, nació en la región de Och, en el sur de Kirguistán.

Este jueves por la noche, el FSB anunció haber desactivado un artefacto explosivo de fabricación casera en un edificio del este de San Petersburgo, sin dar más detalles.

Los investigadores también indicaron haber encontrado "objetos importantes para la investigación" en la casa de "ciudadanos de países de Asia Central que estaban en contacto con Djalilov".

Tras este atentado, calificado por el Kremlin como "un desafío lanzado a todos los rusos, incluido al presidente" Vladimir Putin, las autoridades multiplicaron las medidas de "seguridad antiterrorista" en el subte.

El presunto autor del atentado, identificado gracias a una prueba de ADN, es Akbarjon Djalilov, un hombre de 22 años nacido en la región de Och, en Kirguistán, pero que vivía en Rusia desde 2011.

Los motivos de Djalilov siguen siendo una incógnita, pero el Comité de Investigación ruso indicó que examinaba su posible relación con la organización yihadista Estado Islámico (EI), aludiendo por primera vez a este grupo.

La región de Och en la que nació Djalilov es conocida por haber proporcionado grandes contingentes al grupo EI en Siria e Irak.

El miércoles, las fuerzas del orden rusas habían anunciado la detención de siete ciudadanos de países de Asia Central en San Petersburgo, sospechosos de reclutar a "terroristas", pero precisaron que no estaban relacionados "por el momento" con el presunto autor del atentado.