El jefe de Gabinete intentó minimizar el fuerte impacto del primer paro general al gobierno de Mauricio Macri y atribuyó el alto acatamiento a la adhesión de los principales gremios del transporte.
El gobierno de Mauricio Macri decidió mantener la confrontación con los dirigentes sindicales y apuntó a minimizar el contundente acatamiento al primer paro general a la gestión de Cambiemos. En ese sentido el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que el paro "no ha sido una expresión mayoritaria de los trabajadores ni de los argentinos" y afirmó que estuvo "combinado con algunas acciones intimidatorias que se hicieron públicas" y que generan el rechazo de la sociedad.

"Sentimos que la inmensa mayoría de los argentinos rechaza cualquier método violento y extorsivo que pretende imponer la voluntad de unos pocos sobre el conjunto", alertó.

Embed
Subrayó además que la medida de fuerza tuvo la característica de "un paro sindical muy focalizado en el transporte y en las grandes ciudades, particularmente en el área metropolitana". "Al no haber transporte público de pasajeros la enorme mayoría de los trabajadores, que hubiera podido ir a trabajar, no tenía la opción de poder hacerlo", señaló.

El Jefe de Gabinete puso de relieve que "la mayoría de los argentinos, en esta época de cambio y de entusiasmo que arrancó hace tan solo 16 meses, plantea una agenda de esfuerzo y de mirar hacia adelante y de unirnos en función de trabajar para ir mejorando y salir de esta transición económica".

Agregó que a pesar del paro "como siempre hemos dicho tenemos muchos canales de diálogo con el sindicalismo y, al igual que ayer, mañana seguiremos dialogando, porque esa es nuestra convicción".

Embed
En ese sentido, destacó que "en una misma mesa de trabajo empresarios, sindicalistas y los gobiernos tenemos que acordar políticas que ayuden a generar trabajo en la Argentina". "Y este tipo de acciones no ayudan, en todo caso retrasan o demoran un poco esa cuestión", indicó respecto del paro.