En el marco de una audiencia pública, el gobierno nacional propuso un incremento del 23 % a partir de mayo para la tarifa de la empresa AySA. En 2016, hubo un aumento del 400%.
El subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartua, propuso un aumento del 23% a partir de mayo próximo de la tarifa de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA), en una audiencia pública en la que se discutió un nuevo régimen tarifario del servicio.

En ese contexto, se discute un aumento tarifario del servicio de agua y cloacas para la ciudad de Buenos Aires y partidos del Gran Buenos Aires, con un aumento para este año del 23%, luego de haber actualizado la tarifa hasta 400% el año pasado.

Embed
En su discurso, el subsecretario recordó que en febrero último AYSA presentó su propuesta de adecuación tarifaria sobre la base de un aumento general del 23% sobre los valores tarifarios vigentes, y no prevé aumentos adicionales durante el corriente año.

"Se mantiene la reducción tarifaria del 25% para los usuarios" de zonas más desfavorecidas, que suman 1,5 millones de personas, dijo el funcionario, y recordó que la propuesta se complementa con una modificación a la que calificó como "trascendental", y que es iniciar el proceso de generalizar la micromedición de los consumos y "pasar de facturar por superficie de inmueble, a hacerlo por el volumen de los consumos reales".

"AYSA avanza en la instalación de micromedidores para cubrir el 10% de los usuarios no residenciales, y en junio próximo debe presentar un plan de medición generalizada a los usuarios residenciales", dijo Bereciartua, y recordó que "además se dispuso a fines del 2016 que durante dos años la instalación de micromedidores será sin cargo para los usuarios".

Según el nuevo marco regulatorio, el servicio no será tarifado por el tamaño de la propiedad del usuario, sino se basará en un servicio básico universal que tendrá un costo fijo más un costo variable, en función al metro cúbico de agua consumida.

Asimismo, recordó la implementación de una tarifa social con descuentos del 50% al 100%, que pasó de tener 13.000 beneficiarios en el 2016 a 265.000 en el corriente año, lo que representa el 9% de los usuarios de la concesión, y representa un descuento cercano a los $1.150 millones.