Dos británicos estaban en un auto y, en una calle de Devon, Inglaterra, se cruzaron a un hombre caminando desnudo como si fuera lo más normal del mundo.