En plena goleada en contra de su equipo, Lautaro Comas perdió el control y le pegó una terrible patada a Fabricio Bustos, de Independiente, al que no lesionó de milagro. Para el árbitro Juan Pablo Pompei sólo valió una amonestación.