Desde Cristina Kirchner y el bloque de Diputados el Frente para la Victoria pasando por la CGT y hasta el diputado de Cambiemos Ricardo Alfonsín se alzaron contra la violencia desatada el domingo en la Plaza del Congreso.

Un grupo de docentes fue reprimido cuando intentaba instalar una carpa en la Plaza del Congreso y no tardó en llegar el repudio desde varios espacios de la política y el sindicalismo.

Desde su página de Facebook, la ex presidenta Cristina Kirchner recordó que "en 2013, el Gobierno que hoy reprime docentes por una carpa, se sacaba fotos en otra contra el proyecto de ley de reforma judicial. Sin represión".

Desde el bloque de Diputados nacionales del FPV-PJ indicaron que los incidentes en la Plaza del Congreso "demuestra que este modelo no cierra ni con represión". Y agregaron: "En el país de Macri los trabajadores no tienen derecho a huelga y tampoco a peticionar frente a las autoridades", al tiempo que adelantaron que se reunirán el lunes "con el resto de los bloques legislativos de la oposición para asumir una posición de firmeza y única".

Embed

"Pedimos que los detenidos sean rápidamente liberados porque no cometieron ningún delito. Simplemente iban a instalar una escuela pública itinerante como expresión de defensa de la escuela pública frente al vaciamiento que intenta el macrismo", agregaron.

Los Senadores bonaerenses del FPV-PJ repudiaron "categóricamente la represión contra los docentes" y exigieron "la liberación inmediata de las personas detenidas durante violento e injustificado operativo de las fuerzas de seguridad". Y agregaron que "es necesario que el presidente Macri respete los derechos democráticos a huelga y a peticionar frente a las autoridades, como establece la Constitución Nacional".

Embed

Un miembro del espacio Cambiemos, el diputado radical Ricardo Alfonsín, rechazó el ataque a los docentes desde su cuenta de Twitter: "No hay razón para la violencia ejercida hoy contra los docentes. Así no resolveremos los problemas: más que nunca es necesario el diálogo".

Por su parte, Daniel Scioli indicó que "hay una clara voluntad de buscar imponer bajo estos mecanismos cerrar definitivamente una paritaria que tiene que tener los ámbitos institucionales y abordar la cuestión de fondo que es que los salarios no pueden estar por debajo de la línea de la inflación".

Embed

Por su lado, Alberto Fernández expresó: "Estamos mal rumbeados, hay que decirle al Presidente que revise los números, que si bien hubo mucha gente en la marcha en su apoyo, muchos argentinos estamos viendo con preocupación lo que está pasando". Y estimó que "creyeron que lo que pasó cuando reprimieron el piquete en la Panamericana era un buen método, se están equivocando".

El dirigente del Frente Renovador Daniel Arroyo denunció que "se está avanzando sobre un proceso represivo, que a Macri no le interesa la educación pública. Es un límite que no podemos dejar pasar". Y analizó que "nada bueno pasa en un país cuando quien gobierno estira, tensiona".

A su vez, el Grupo Fénix declaró: "Casi diez años después del asesinato de Carlos Fuentealba, casi 20 años después de la Carpa Blanca que nos llenó de vergüenza, la historia se repite. Prometieron cambiar pasado por futuro, pero día a día nos hacen protagonizar una película que ya vivimos y que no tiene final feliz para el pueblo argentino".

"Este grupo de intendentes expresa su claro y contundente repudio a la represión por considerarla innecesario e inexplicable", agregaron.

Otro que se sumó al repudio es uno de los miembros del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schmid quien indicó en relación la paritaria docente que "aquí hay un problema de una puja alrededor de todo eso" e indicó que "con gases y con garrotes no se resuelven los problemas sociales".

Desde su cuenta de Twitter, el dirigente del Partido Obrero Gabriel Solano apuntó: "Macri reprime también si ponés una carpa. El tema no es el tránsito sino imponerle el ajuste a los trabajadores".