Emiliano Carrasco, jugador de Platense, chocó duramente contra una de las paredes linderas a la línea de cal en Vicente López. Afortunadamente sólo sufrió la fractura de su dedo meñique y otros traumatismos, pero pudo ser una nueva tragedia.
El hecho se dio en el empate sin goles entre el Calamar y Defensores de Belgrano, por la 25º fecha de la Primera B Metropolitana, cuando el defensor forcejeó con un rival y, tras rechazar exigido un balón, fue a parar directamente contra el paredón de fondo que da a la popular visitante.

Por suerte, Carrasco pudo "amortiguar" el golpe con su brazo y así evitó chocar con su cabeza, tal como sucedió en 2015 con Emanuel Ortega, jugador de San Martín de Burzaco, que murió tras golpear su cabeza contra la pared en un duelo de Primera C frente a Juventud Unida.

Platense.mp4
De esta forma, el ojo vuelve a ponerse en las medidas de seguridad de varios estadios que siguen sin solucionar el problema de la cercanía de las paredes con el campo de juego. De hecho, en su momento la AFA iba a obligar a todos los clubes a poner colchonetas en dichos paredones para evitar este tipo de golpes, pero parece que la medida no fue adaptada.

Embed