Un ex alcalde ruso llamado Alkesandr Donskoy decidió agarrar su Ferrari y meterse en un shopping de Moscú, donde manejó a toda velocidad e hizo trompos. El hombre comentó que no se trató de un acto de vandalismo sino una performance artística.