"The Blair Witch Project" se estrenó en 1999 y estremeció al mundo. Ahora, sus directores revelaron que había más de un final para la película de terror.

El rostro en primer plano de la protagonista frente a la cámara, pidiéndole perdón a su familia, con uno de sus amigos (Mike) mirando contra la pared de una casa, el grito desesperado de ella, con la grabadora al piso. La escena icónica del final de El proyecto de Blair Witch (1999) pudo haber sido bastante distinta que la original.

La película narraba la historia de tres estudiantes - Heather, Michael y Joshua - quienes buscaban a la bruja de Blair en los bosques de Maryland. Sin embargo, ahora sus directores aseguraron que el final pensado para la película era otro.

Proyecto Blair Witch

Según reveló el co-director Dan Myrick, el film de terror iba a terminar con Michael crucificado en un árbol, atado mediante lazos y con una herida en el pecho.

Blair-Witch

"Volvimos a los árboles para filmar varias terminaciones posibles que incluían a Mike colgando de una soga, crucificado en un palo de madera, y con un cofre ensangrentado; llevamos un equipo de esqueletos y básicamente grabamos todos los finales que a Ed y a mí se nos habían ocurrido cuando soñamos el guion", contó a Entertainment Weekly.

"Nuestra gran lucha con la película siempre fue cómo terminarla", coincidió el co-director Eduardo Sánchez. "No teníamos dinero, así que no podíamos hacer ningún efecto especial, tuvimos que averiguar cómo terminarlo sin arruinar el resto de la película. Llegamos con la idea de tres días antes de que se filmara. Pensamos que era genial, algo inexplicable, pero te daba la idea de que algo sobrenatural estaba sucediendo".

POR QUÉ SE ELIGIÓ EL OTRO FINAL

Los realizadores revelaron que hicieron una suerte de experimento con un grupo de personas para saber qué opinaban sobre el final original, con Mike en una esquina, de espaldas. "La gente estaba confundida, pero 19 de cada 20 manos dijeron estar asustados", contó Myrick. No había más que debatir.

Mike terminó en una esquina, mirando hacia abajo y no crucificado como se imaginó en un momento.

La película recaudó 248,6 millones de dólares en todo el mundo, aproximadamente 4.000 veces que su presupuesto inicial.