En el marco del juicio oral por el asesinato de Candela Rodríguez, una testigo de identidad reservada comenzó declarando contra uno de los imputados, Leonardo Jara pero se contradijo varias veces. Ante una advertencia del presidente del tribunal, Diego Bonano, la testigo se frenó y dijo: "Voy a contar la verdad".
Según relata el diario Página 12, la testigo relató que policías de la Brigada de La Matanza la amenazaron con meter preso a su hermano por un hecho de piratería del asfalto.

A cambio de no detenerlo le habrían exigido a la testigo y a su hermano que se prestaran a acusar a alguien por el secuestro y asesinato de Candela. "Nos tienen que dar un nombre", fue la exigencia. Ante esa extorsión, la mujer y su hermano proporcionaron el nombre de Jara, al que conocían por haber participado de un asalto.

Embed

El Tribunal Oral Criminal número 3 de Morón encabeza las audiencias y los imputados son Jara, Hugo Bermúdez y Fabián Gómez. La hipótesis era que el secuestro y asesinato de la adolescente fue una venganza contra el padre de la joven, preso por piratería del asfalto. Sin embargo, los imputados no se conocían, no tenían llamadas entre ellos y no había pruebas reales de amenazas contra Rodríguez, que llevaba un año y medio preso. El único punto de relevancia en el expediente era una llamada en la que una voz masculina afirmaba: "Ahora sí que nunca más vas a encontrar a tu hija. Jamás la vas a encontrar. Te lo aseguro, hasta que esa conchuda devuelva la guita, no la van a ver más. Que le pregunte al marido dónde dejó la guita". La Gendarmería peritó la cinta y afirmó que se trataba de la voz de Jara.

Los jueces Raquel Lafourcade, Mariela Moralejo y Diego Bonano decidirán la semana próxima cómo se sigue el juicio. Al parecer deben resolver si convocan al hermano de María para que confirme las maniobras que se hicieron. Aunque hay posibilidades de que el juicio se vea interrumpido.