Lionel Messi se reunió con el flamante presidente de la AFA para acordar la forma de la apelación que la "Pulga", en persona, realizará el próximo 4 de mayo en la sede de la FIFA, en Zurich, Suiza.
El capitán de la Selección argentina Lionel Messi recibió este viernes en su casa de Barcelona al presidente de AFA, Claudio "Chiqui" Tapia, para acordar la forma de la apelación que la "Pulga", en persona, realizará el próximo 4 de mayo en la sede de la FIFA, en Zurich, Suiza.

Tapia viajó este jueves a última hora a Barcelona, donde fue recibido por Messi y su familia, para una cena íntima, en su primera escala de este viaje por Europa, que debería ubicarlo también con Jorge Sampaoli, posible reemplazante de Edgardo Bauza al frente del conjunto albiceleste.

Pese a su negación sobre el encuentro con Sampaoli, es un hecho que Tapia viajó con el mandato del Comité Ejecutivo de AFA para comunicarle que él es el elegido para el cargo, tras el despido de Bauza.

Embed
"El viaje es para visitar a Messi. Para hablar de la sanción que le ha aplicado la FIFA", sostuvo Tapia en el Aeropuerto El Prat, y remarcó que no se reunirá con Sampaoli.

"No vengo a hablar de Sampaoli, vine a hablar con Messi. Después de dos años se ha institucionalizado la AFA, hay un presidente electo, con el voto de la dirigencia del fútbol argentino y quiero hablar con el mejor jugador del mundo, que es el abanderado de nuestro fútbol", precisó.

El inminente acuerdo de Sampaoli con la dirigencia de la AFA es un secreto a voces, pero el propio entrenador le puso paños fríos al sostener que por ahora solo piensa en Sevilla, y se mostró molesto al considerar que "se está jugando" con su "nombre relacionado con supuestos", y advirtió que "cuando tenga que comunicar algo" lo hará "personalmente" al titular del club andalúz.

Embed
De esta forma, la primera misión de Tapia se ha cumplido, con la cena cara a cara con Messi, quien debe hacer "buena letra" para que FIFA le disminuya la pena de oficio de cuatro fechas que le impuso por el insulto a un juez de línea durante el partido ante Chile, por las Eliminatorias sudamericanas.

La dirigencia afista espera que la máxima entidad del fútbol vea como un buen gesto que el rosarino se presente en persona, y eso allanaría el camino para que en lugar de cuatro fechas, la sanción sea de dos encuentros, por lo que cumpliría en el próximo partido frente a Uruguay y reaparecería ante Venezuela en Buenos Aires.