Paolo Montero, entrenador del Canalla, apeló a toda su picardía e impidió que Christian Chimino, defensor de Temperley, sacara rápido un lateral. El árbitro Silvio Trucco no lo perdonó y lo echó de la cancha.