Déborah Malla, de 40 años, fue detenida el pasado fin de semana cuando la policía descubrió que su hija, de 8, ocultaba un bulto con 576 pastillas de éxtasis. La droga era para comercializarla en la cárcel.
El hecho ocurrió durante el fin de semana, cuando una mujer de 40 años, identificada como Déborah Luz Malla, intentó ingresar al penal de Ezeiza con su hija de ocho años, con la excusa de ir a visitar a su hermana.
Malla y la nena pasaron el primer control, pero en el segundo los efectivos detectaron un bulto en la campera de la menor. Cuando lo abrieron se encontraron con 576 pastillas de éxtasis.
Embed
La droga que intentaban ingresar era para comercializarla dentro de la cárcel, ya que no lograron establecer conexiones que dieran con un destino fuera del penal.
La mujer apresada no tenía antecedentes, en tanto que el juez federal que investiga el caso es Federico Villena.