Cada uno puede tener su auto preferido, pero la astrología nunca se equivoca.