Los presidiarios alojados en la cárcel de Devoto iniciaron una protesta con una huelga de hambre y quema de ropa. La reacción se originó ante la posible reforma de las salidas transitorias. Amenazan con expandir la medida a otras unidades penitenciarias.

Tras el crimen de Micaela García, la joven de 21 años que fue violada y asesinada por Sebastián Wagner -un hombre que había sido condenado por dos violaciones y había sido beneficiado con salidas transitorias desde julio del 2016-, el Congreso dio media sanción a la reforma del régimen de dichas salidas.
Es por eso que los presos del penal de Devoto iniciaron una huelga de hambre, acompañada por una quema de ropa que ya lleva casi 48 horas.

Así es la protesta desde adentro:

Protesta por dentro.mp4