El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, denunció que "un grupo comando" irrumpió en una Capilla de City Bell y se robó el Santísimo Sacramento.

La Custodia u Ostentorio es el recipiente sagrado donde se expone la Hostia Consagrada para la adoración de los fieles.

"Hoy, Martes de la Octava de Pascua, alrededor de las 10, un grupo comando de cinco personas, que se movilizaban en una camioneta Berlingo, irrumpió en la Capilla de la Adoración de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, de City Bell, rompió el blindex, y se llevó la custodia con el Santísimo Sacramento", reveló Aguer en un comunicado difundido por el Arzobispado.

Embed
El texto precisó que "la custodia no era de oro sino de chapa dorada, como lo es en todas nuestras comunidades" y que "todo ocurrió ante el terror del grupo de personas que se encontraban allí cumpliendo con un turno de fervorosa adoración al Señor, realmente presente en la Eucaristía".

"El 10 de marzo pasado, a las 15.30, dos motochorros habían hecho lo mismo, también allí, en el mismo lugar y con iguales daños. Este primer atentado llevó a la necesidad de conseguir otra custodia para exponer el Santísimo Sacramento, lo más sagrado y precioso que posee la Iglesia Católica. ¿Hasta cuándo será preciso esperar que podamos ejercer, sin estos atroces atentados, la libertad religiosa?", destacó Aguer.

"Protesto enérgicamente contra estos dos horribles delitos, que demuestran la degradación en que se encuentra sumida la sociedad argentina. Me uno al dolor de tantos compatriotas que, cada día, son víctimas de la delincuencia, con robos, golpes y asesinatos; y me asocio a sus continuos y todavía infructuosos reclamos", agregó.

Aguer exhortó "a los fieles católicos a redoblar los actos de reparación al Señor Resucitado por estas gravísimas profanaciones", y reclamó a "los poderes del Estado cumplir con la responsabilidad que les corresponde de asegurar la vida y los bienes de la población, así como también la libertad de la Iglesia".