Durante el primer tiempo entre el Barcelona y la Vecchia Signora, Lionel Messi fue a disputar una pelota con el bosnio Pjanic, lo desacomodaron en el aire y se dio un feo golpe en la cara.