Néstor Pavón, jefe de Sebastián Wagner e involucrado en el crimen de Micaela García, declaró ante la Justicia. Aseguró que su empleado miente y volvió a repetir que esa noche sólo fueron a cenar.
Tras la escalofriante declaración de Sebastián Wagner, con la que dio detalles de cómo fueron los momentos previos al crimen de Micaela García, su jefe Néstor Pavón, involucrado en el hecho, lo desmintió.
Embed
Durante dos horas, el dueño de la gomería declaró ante el fiscal Ignacio Telenta. Entre otras cosas reiteró que fueron a cenar juntos, pero que volvió a su casa a las 4.30 de la mañana, una hora antes de que Micaela desapareciera.
Según publica el diario Clarín, durante su indagatoria Pavón siguió la misma línea que siguen los investigadores: que Wagner no actuó sólo, pero dijo que "el cómplice fue otra persona".
Embed
La defensa de Pavón, integrada por los abogados Horacio Barreto y Andrés Carvajal, espera los resultados de las pericias que faltan, filmaciones y entrecruzamiento de llamadas para darle sustento a su declaración. El análisis de ADN de los estudios realizados serán determinantes para confirmar o no si Pavón participó del crimen.
Su defensa, además busca testigos para certificar que Pavón volvió a su casa con su hijo antes de las 5 de la madrugada del 1 de abril y si vieron a Wagner con otra persona.