Tras la repercusión de su presencia en Tinder y un hecho de violencia que lo involucra, una fiscal pedirá que el femicida Pablo Cuchán vuelva a prisión.

Cuchán, que reside en Monte Hermoso, asesinó, descuartizó y quemó en una parrilla a su novia de 15 años Luciana Moretti en 2004 pero recibió el beneficio de la libertad condicional en abril de 2016 . Sin embargo, en ese momento, las autoridades fijaron algunas restricciones, como no consumir drogas ni cometer delitos.

De acuerdo con eso, semanas atrás, Cuchán habría incumplido con una de esas pautas cuando protagonizó un incidente con su ex novia en la vía pública y ante la mirada de varios testigos. Si bien la víctima no quiso proseguir con la causa judicial, ese episodio tramitó en el juzgado de Paz de la localidad balnearia. Se dispuso una restricción de acercamiento por 90 días y hasta una custodia policial para la joven.

Embed
Frente a esto, la fiscal Olga Herro pidió la declaración testimonial de una persona que caminaba por Faro Recalada el 5 de abril último, quien relató que a las 20.30 de ese día observó dos vehículos (en uno de ellos estaba Cuchán) y manifestó que uno de los conductores increpó a quien guiaba el otro, intentando pasarlo y tocándole bocina.

El testigo recordó que el ex convicto bajó a los gritos, intentó abrirle la puerta y discutió con la chica que estaba junto a sus hijos. "¿Qué hacés acá puta de mierda?, bajate y vamos casa", fueron las palabras usadas por Cuchán, según graficó el testigo.

Por otra parte, un policía de apellido Gonzáles también prestó declaración y contó que acompañó a la damnificada a la Comisaría de la Mujer, donde ella detalló todo lo que había pasado, aunque luego desistió de hacer la denuncia correspondiente.

Estas constancias que tiene Herro, más algunas otras que también forman parte del expediente, son las que llevará al tribunal que le otorgó la excarcelación a Cuchán, junto a la abogada de la familia Moretti, para pedir que vuelva a estar preso.