Simon era el hijo de Darius, el conejo más grande del mundo, y estaba "sano y en buena forma" según explicó su dueña. La palabra de la aerolínea tras la tragedia.
Una británica denunció esta semana a la compañía aérea United por la muerte de su conejo de 10 meses, que estaba "sano y en buena forma" cuando abordó el avión desde Londres y falleció poco después de llegar a Chicago.

Poco después de que se viralizara el video donde se ve cómo arrastran a un pasajero de un vuelo de United porque estaba revendido, Annette Edwards, una criadora de Worcestershire, denunció que Simon, su conejo hijo de campeones, murió tras viajar en la bodega de la aerolínea.

Simon, que medía 90 centímetros, era hijo de Darius, quien actualmente ostenta el título del "conejo más grande del mundo" en el Libro Guinness de los Records con un tamaño de 1,32 metros. Edwards explicó que pensaba vender su conejo a "alguien famoso" que los esperaba en Chicago.

Pero aunque Simon llegó sano y salvo a los Estados Unidos, un empleado de United lo encontró muerto en su jaula 30 minutos después cuando ya estaba en una sala para mascotas propiedad de la empresa.

Un vocero de United, Charles Hobart, aclaró que la compañía ofreció hacerle una autopsia a Simon pero su dueña se negó. "Simon había ido al veterinario justo antes de viajar. Estaba perfecto de salud", explicó Annette.

La muerte del conejo Simon se convirtió en otra de las rarezas de United.