El nuevo billete de 50 francos suizos emitido el año pasado, fue elegido como el mejor del mundo. El "yaguareté" también compitió y estuvo en el podio.

La Sociedad Internacional de Billetes Bancarios (IBNS, por sus siglas en inglés) eligió como al mejor billete del mundo 2016, al nuevo billete de 50 francos suizos emitido el año pasado por el Banco Nacional de Suiza.

Billete Franco Suizo

El IBNS es una organización sin ánimo de lucro fundada en 1961, cuyo propósito es promover el estudio y el conocimiento de los billetes de banco y todos los asuntos científicos e históricos relacionados.

La organización aclaró que fue una competencia muy reñida. Se trató de "una votación muy estrecha", en la que los subcampeones fueron el billete de 1000 "Los subcampeones en una votación muy estrecha fueron el billete de 1000 rupias de las Islas Maldivas, el "yaguareté" argentino y el papel de 5 libras del Royal Bank of Scotland británico.

billete

El billete ganador, puesto en circulación en abril de 2016 y cuyo color predominante es el verde, muestra en una de sus caras una mano con un diente de león cuyas semillas son arrastradas por el viento a distintos rumbos que se muestran sobre una representación de la esfera terrestre, mientras por la otra cara muestra a un parapentista sobrevolando las montañas.

billete

Si el billete de 500 tiene muchas similitudes con el gran ganador, el de 200 pesos y el de 1000 rupias de Maldivas parecen hechos con el mismo trazo. Ese billete subcampeón también tiene motivos ecológicos: una tortuga marina es en su frente y la silueta de una balleta en su reverso, sobre tonalidades celestes bastante parecidas a las del papel de la ballena franca austral que circula desde octubre pasado en todo el país.

Billete de 500
Billete de 500
Billete de 500

La IBNS congrega a unos 2000 coleccionistas de billetes de un centenar de países que, cada año, eligen entre los nuevos lanzamientos al papel moneda campeón del mundo.

Para hacerlo, toman dos criterios: el diseño artístico y las características de seguridad del billete, que dificultan su falsificación. Los contendientes deben ser de curso legal en sus países de origen y estar disponibles para todo el público y no solo para los coleccionistas.