Se trata del relato de una joven que acusó ante la policía a un técnico que fue a sacarle sangre mientras tenía una reacción alérgica. La chica describió los manoseos a los que la habría sometido el hombre.

Una chica de 21 años denunció que un extraccionista la manoseó mientras ella estaba medicada y con una reacción alérgica. El hecho de relata ocurrió en el hospital San Bernardo de Salta.

"Me metió una de sus manos por arriba y me preguntó si me dolía algo", cuenta la joven que denunció al hombre de 39 años quien permanecía inmóvil por los medicamentos que las enfermeras le habían inyectado. "En ese momento empezó a tocarme los pezones, me los frotaba. Tenía la mano extendida y él hacía que lo rozara en sus partes íntimas", agregó.

Embed

"Le pregunté qué me iba a hacer y me dijo que sacaría sangre. Metió su mano por debajo de la colcha y empezó a tocarme la panza", agregó y reveló: "Empecé a moverme, le dije que sacara rápido y empezó a bajar la mano".

"Cuando sacó la mano de abajo, metió la aguja y me sacó sangre. Me volvió a decir que cerrara y abriera la mano, cuando abro inmediatamente me puso su 'coso' y me repetía que no dejara de abrir y cerrar. Corrí la mano, cuando sacó la aguja con sangre lo primero que me salió hacer fue agarrarlo, me incliné hacia adelante y la llamé a las chicas (en referencia a las enfermeras)", siguió.

"Me preguntaron si quería hacer la denuncia y les dije cómo no la iba a hacer después de tanta humillación, fue horrible"

La joven les dijo a las enfermeras lo que había pasado y pidió hablar con la médica: "Les pedía que llamaran a mi papá, él salió como si nada, mostrando la sangre que me había sacado. Yo no alcance a ver en qué momento se subió el pantalón ni nada de eso".

Luego, "la doctora le preguntó a las chicas si habían visto algo y dijeron que no, que ellas habían estado ahí sin ver nada". Entonces, cuenta que la profesional le dijo: "No puede ser, la verdad que no te creo".

Cuando llegó el padre de la chica, la policía le tomo sus datos y los del presunto abusado, firmó el acta voluntaria y se fueron. "Me hicieron ingresar de nuevo y él declaraba frente a un policía. Cuando me vio, me dijo: '¿Rocío te acordás que yo te estaba sacando sangre?". Y agregó: "Me preguntaron si quería hacer la denuncia y les dije cómo no la iba a hacer después de tanta humillación, fue horrible".