Un hombre intentó enseñarle a manejar a su hijo, de 10 años. Lo hizo en el jardín de su casa. Aunque en principio todo estaba bajo control, el experimento terminó mal.