Gina Certoma, la joven que habría sido prendida fuego por su novio en Quilmes el 2 de enero último, fue dada de alta este miércoles del Hospital Alemán.
"El tratamiento fue muy intensivo desde el primer día, con intervenciones quirúrgicas y clínicas. Ella puso todo su esfuerzo, fue una paciente muy colaboradora y tiene una familia muy especial, que ayudó desde el principio de forma muy activa", dijo este mediodía el jefe del Centro de Atención de Quemaduras de ese hospital del barrio porteño de Recoleta, Alberto Borgini, en una conferencia de prensa que brindó junto a la madre y el hermano de la chica.

Según Borgini, la joven de 20 años "está en condiciones de alta tras una buena recuperación desde el punto de vista funcional y estético".

Embed
Por su parte, la madre de la víctima, Sara Grill, dijo entre lágrimas que están "muy felices" y que "Gina está obviamente un poco nerviosa, porque se tiene que enfrentar de nuevo a la sociedad y estar con gente y eso le está costando un poco".

En ese sentido, la mujer consideró que su hija "todavía no puede enfrentar" el proceso judicial que se desarrollará contra su ex novio, Ezequiel Fariña (22), quien se encuentra detenido y acusado de haber cometido el ataque.

"Tiene sus días, sus altibajos, está contenida por los médicos pero todavía está shockeada y creo que le falta un tiempo más para poder subsanar todo eso", explicó la madre.

En tanto, Ariel, hermano de Gina, dijo que ella "está más entera y mencionó lo ocurrido", aunque por el momento sólo dejó trascender "que no fue un accidente ni nada por el estilo".

Embed
"Esta persona va a tener que recibir la condena, esperemos que el juez sepa que mi hermana corrió con suerte y ojalá el día de mañana lo condenen, que no lo dejen en libertad", expresó Ariel.

El hecho ocurrió al mediodía del 2 de enero pasado, cuando efectivos de la comisaría 9na. de Parque Calchaquí y personal de Bomberos de Quilmes fueron alertados de un incendio en una vivienda ubicada en la calle 342 al 3300, entre 382 y 383.

Al llegar al lugar y extinguir el fuego, el personal encontró a Gina y a su novio, ambos heridos por las quemaduras, por lo que fueron trasladados al Hospital Isidoro Iriarte, de Quilmes, donde ella fue intubada y estabilizada antes de ser llevada al Hospital Alemán, mientras que él fue atendido por heridas en sus manos.

Fariña fue aprehendido tras establecerse mediante testigos que poco antes de iniciarse el fuego mantuvo una discusión con Gina y que días antes la había golpeado.

El acusado se negó a declarar ante la fiscal Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Quilmes, quien en ese momento pidió la conversión de la aprehensión en detención y caratuló la causa como "tentativa de homicidio agravado por violencia de género y por el propósito de causar sufrimiento a la víctima".