No planeaba tener un hijo con el galán de alquiler pero ante la nueva perspectiva de ser madre soltera decidió localizarlo y pedirle que la ayude.
Una mujer quiso demandar a un taxi boy tras enterarse de que quedó embarazada pero la Justicia le negó los datos del hombre para que ella pudiera pedirle una cuota de alimentos por el hijo que concibieron hace siete años en un hotel de Halle, Alemania.

La mujer, cuyo nombre no trascendió, tuvo sexo durante tres días con un hombre a quien conoció sólo como "Michael". Otras tres personas se registraron con el mismo nombre en el hotel por esas fechas por lo que la mujer fue incapaz de saber cuál es el padre de su hijo.

Sin embargo, la Justicia de Munich reconoció el derecho de los hombres "a controlar su identidad y proteger sus matrimonios y familias" y tampoco quedó claro que ese fuera el nombre real del taxi boy así que el hotel no está obligado a facilitarle a la mujer el nombre del "Michael" que ella conoció.

La mujer no podrá apelar el fallo de Munich debido a las estrictas leyes de confidencialidad y protección de datos que rigen en Alemania.