Un hombre que se pasó de copas decidió molestar a unos leones que estaban en un zoológico de Ámsterdan, en Holanda. Como era de esperar, hizo enfurecer a los felinos. Pudo haber terminado mal si no fuera por unas personas que lo sacaron.