La pareja estacionó el vehículo frente a una iglesia en la ciudad de París, pero cuando volvieron no lo encontraron. La Policía francesa destrozó la camioneta ante la sospecha de que se trataba de un coche bomba.
Roofer Louis Cole había planeado unas vacaciones románticas junto a su novia, pero el viaje casi terminó de la peor manera por culpa de la paranoia que vive la ciudad de París a raíz de los atentados que sufrió en los últimos meses.

La pareja británica estacionó su camioneta frente a una iglesia ya que no habían encontrado un estacionamiento económico y cerca.

camioneta-explotada3.jpg
Luego de unas horas, los vecinos llamaron a la policía para reportar al vehículo como sospechoso. Fue entonces que los efectivos concurrieron al lugar y vieron por el vidrio un pasaporte. A esa altura, la furgoneta representaba una amenaza ya que los policías y los vecinos creyeron que se trataba de un coche bomba.

Ante la incertidumbre, la policía decidió explotar el techo del vehículo y descubrió que sus sospechas eran exageradas.

camioneta-explotada2.jpg
"Encontramos el lugar fuera de la iglesia y estacionamos allí pensando que estaría bien. Cuando volvimos, la furgoneta no estaba, e inicialmente creímos que había sido remolcada", contó el joven.

Pero recién cuando fueron a reclamar su vehículo se enteró de lo que realmente había ocurrido. "Cuando llegamos para recogerla, nos dijeron lo que había sucedido y no podía creerlo. Hay una misa en la iglesia el domingo, y la gente la había reportado como sospechosa", relató.

Y agregó: "Cuando llegó la Policía, encontraron un pasaporte en la puerta del conductor, que aparentemente los hizo más sospechosos, y creyeron que se trataba de una amenaza terrorista".