El ex ministro de Economía aseguró además que, tras las elecciones, el gobierno de Macri deberá avanzar en una mayor apertura importadora, privatizaciones, despidos en el sector público, una mayor desregulación y la eliminación de subsidios.
El dos veces ministro de Economía de la Nación y mentor del modelo económico que derivó en el mayor estallido económico, político y social de la historia argentina, Domingo Cavallo, elogió este martes la marcha de la economía nacional y vaticinó que, a pesar de todas las estadísticas adversas, "llevará a buen puerto".

En su blog, el responsable del corralito aseguró que "es una pena" que el gobierno de Mauricio Macri "no esté logrando convencer a la gente que el rumbo económico que ha tomado su gobierno va a llevar a buen puerto".

Embed
El aumento de la pobreza, la desbandada de la inflación, la profundización de la recesión, la contracción del consumo, el derrumbe de todas las estadísticas económicas, el aumento del desempleo, el crecimiento del déficit fiscal y la multiplicación del endeudamiento público parecen sin embargo contradecirlo.

En su texto Cavallo anticipa lo que desde la oposición vienen anunciando: luego de las elecciones Legislativas de octubre próximo el gobierno prepara un nuevo ajuste fiscal. "Hasta las elecciones el gobierno no parece dispuesto a anunciar medidas muy diferentes a las que viene aplicando, pero lo mejor que pueden hacer los funcionarios del equipo económico y del Banco Central es preparar un plan de estabilización y desarrollo para anunciar antes de que termine el año y que pueda implementarse con éxito a partir de enero de 2018".

Detrás de ese pomposo nombre Cavallo propone que este "plan de estabilización y desarrollo" incluya privatizaciones, más apertura, más desregulación y "reforma de la burocracia", traducido, este último punto significa más despidos.

Embed
También resta importancia a la incapacidad del gobierno de Macri a controlar la inflación aun cuando el desmedido aumento de precios en combinación con paritarias que no pudieron seguirle el ritmo y un aumento del desempleo arrojó en el primer año de la gestión Cambiemos a 1,5 millón de personas por debajo de la línea de pobreza.

En ese sentido para Cavallo "el gobierno no debe asustarse por aumentos de la tasa de inflación que resultan de sus propias decisiones sobre precios regulados. Estos deben ser, inexorablemente, ajustados para terminar con los subsidios económicos". Y asegura que los subsidios, que alienta a eliminar del todo, no ayudan a los más necesitados.

Además defendió la convertibilidad y aseguró todavía hay mucho espacio para abrir todavía más las importaciones. "Prácticamente no existió apertura importadora" se lamentó aun cuando en distintos sectores la invasión de productos de China, India y Brasil está generando miles de despidos.

Embed