Al principio, todo era alegría porque el premio estaba muy cerca. Pero el final fue pura desilusión para un nene que logró enganchar una pelota en una máquina. La escena que ocurrió en China fue filmada.