En plena carrera, dos ciclistas se toparon de golpe oso pardo europeo, de unos 400 kilos, en un parque de Eslovaquia. Después de unos segundos, la reacción del animal fue desviarse del camino y los deportistas pudieron respirar tranquilos.
Más allá del susto que los ciclistas se pegaron en un comienzo, el oso pardo europeo no considera al ser humano como una presa. No obstante puede atacar si se siente amenazado.
ciclistas oso.mp4