La FIFA reafirmó que los árbitros deben aplicar el protocolo de tres pasos cuando se produzcan situaciones racistas durante un partido. ¿Qué pasó con el caso Fabra?
"Negro, mono, volvete a Colombia", los insultos de parte de la hinchada de Estudiantes contra Frank Fabra llegaron a la FIFA.

El organismo reafirmó que los árbitros deben aplicar el protocolo de tres pasos cuando se produzcan situaciones racistas durante un partido, y que prevé que inicialmente paren el mismo o lo suspendan si no logran solventar el problema.

Embed
Dicho protocolo dispone que los árbitros detengan el partido ante incidentes racistas de público y soliciten la difusión de un mensaje que inste a los aficionados a deponer su actitud.

A continuación, pueden suspender el encuentro hasta que los aficionados modifiquen su conducta y emitir una nueva advertencia.

En caso de que esta medida no surta efecto, los árbitros podrán abandonar el encuentro, recordó la FIFA después de que en la reunión de su Consejo, previa al Congreso de mañana, este foro manifestara su preocupación por "los graves incidentes racistas acaecidos recientemente".

El caso de Fabra se suma al de Muntari, el jugador del Pescara que, cansado de los insultos racistas que recibía, se retiró de la cancha, recibió una amarilla y así, por doble amonestación, fue expulsado.