La pequeña se desesperó al ver su sombra y empezó a gritarle que se vaya. El padre le explicó que nunca desaparecería, pero ella siguió intentando espantarla.