Sobre gustos no hay nada escrito, pero los dueños de estos autos se pasaron de originales. Si lo que querían era llamar la atención, lo lograron.
Embed