El ministro del Interior y la gobernadora de Santa Cruz volvieron a reunirse para encontrar una salida a la crisis política y económica de esa provincia. Sin embargo, no sellaron ningún compromiso.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, no llegaron a un acuerdo en el marco de las negociaciones por la situación política y económica de la provincia patagónica, aunque la semana próxima continuará el diálogo entre las partes a fin de destrabar el conflicto.

Embed
"Hay buena voluntad de ambas partes. Este mes el Gobierno nacional giró 400 millones en concepto de adelanto financiero para ayudar a pagar salarios", agregaron los voceros.

Frigerio y Kirchner acordaron seguir las negociaciones en Río Gallegos, por lo cual la semana próxima viajará a esa ciudad el subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero, y el director nacional de Política Fiscal, Guillermo Giussi.

Kirchner pidió ayuda financiera al gobierno nacional para salir de una crisis que determinó el atraso en el pago de sueldos a empleados estatales.

"Si la Provincia presenta un plan que en el tiempo muestre que ordena la situación por la cual hoy atraviesa, nosotros la vamos a ayudar", insistió ayer Frigerio ante la prensa tras recibir a la gobernadora, ocasión en la que se decidió seguir trabajando.

Frigerio recibió a Kirchner junto con los secretarios de Interior, Sebastián García de Luca; de Provincias, Alejandro Caldarelli, y Caballero.

Por Santa Cruz, además de la mandataria, asistieron su vicegobernador, Pablo González, y el ministro de Economía provincial, Juan Donnini.