El Gobierno porteño informó que se labran más de 12.000 infracciones al día, la mitad por exceso de velocidad. Además hubo un crecimiento de las multas del 10%.

En lo que va del año, las 20 cámaras de multas que mayor actividad registraron fueron las que tomaron infracciones de velocidad, tanto en las autopistas porteñas y accesos a la Ciudad como en las avenidas y calles. Entre ellas sumaron casi un millón de faltas entre enero y el 25 de abril pasado, el último corte en las estadísticas que realizó la Secretaría de Transporte y Tránsito de la Ciudad. Respecto de 2016, hubo un crecimiento de un 10%.

El aumento tiene relación con varios factores. En primer lugar, con la cantidad de dispositivos que se utilizan: en toda la ciudad hay 126 cámaras de velocidad (86 monocarril y 40 multicarril), más 44 para luz roja y senda peatonal, 24 para controlar el microcentro peatonal y nueve de carriles exclusivos sobre la avenida Córdoba; a todas éstas se suman 24 cascos inteligentes con los que los agentes monitorean el comportamiento del tránsito desde las motos.

Embed
En segundo lugar también obedece a la implementación de nuevas tecnologías para controlar la circulación diaria de 1.800.000 autos, 37.000 taxis y 10.000 colectivos. Pero, sobre todo, se relaciona con la conducta al volante de las personas que transitan por la ciudad.

"El éxito de una cámara se da cuando no registra ninguna infracción ya que los conductores cumplen con la norma
colaborando con la seguridad vial de todos y, por ende, no se recauda dinero con su funcionamiento", afirmó el secretario de Transporte y Tránsito de la Ciudad, Juan José Méndez, en una entrevista con La Nación.

Del total de los dispositivos ubicados en la ciudad, el 69% se encuentran en avenidas, el 26% en autopistas y el 5% en vías rápidas. Las diez cámaras que más multas tuvieron en 2017 se encuentran sobre la 25 de Mayo y Perito Moreno, y la avenida Lugones. Recién después aparecen las ubicadas en las calles porteñas.

El kilómetro 7 de la 25 de Mayo, mano a provincia, registró 160.211 infracciones hasta el 25 de abril pasado, casi 1400 por día. "Mucha gente que no la usa habitualmente cree que la máxima es de 100 km/h o 130 km/h por ser una autopista, pero la realidad es que no se pueden exceder los 80 km/h. Los conductores no están atentos porque las indicaciones son claras", opinó Pons.

Para el especialista en tránsito hablar de "multas cazabobos" no es correcto por cómo funciona el sistema de control. "La gente desconoce la ley que dice que la máxima en autopistas es de 130 km/h salvo indicaciones de lo contrario, por ejemplo la señalización horizontal y vertical (en el piso y carteles). En todos los casos hay suficiente señalización", sostuvo.