Un joven invitó a su madre a participar de una grabación, en la que él derribaría con la pelota una lata de gaseosa. Se paró como Cristiano Ronaldo pero el disparo no salió como había imaginado e impactó en la cara de su mamá.