María Sharapova, que estuvo 15 meses suspendida por consumir "meldonium", no participará del certamen francés por segundo año consecutivo. Desde la organización se negaron a concederle una invitación.
La rusa María Sharapova, que regresó al circuito en abril tras su doping positivo, no podrá participar de Roland Garros ya que desde la organización del certamen francés se negaron a concederle una invitación. La rubia estuvo 15 meses suspendida y se perderá el segundo Grand Slam del año por segunda vez consecutiva.

"No puedo privarle de los títulos logrados, pero hoy no puedo acordarle la invitación solicitada. Los títulos ganados aquí los conquistó dentro de las reglas y sin deber nada a nadie (...) Si existen invitaciones para regresos tras lesiones, no existen en cambio para regresos después de una sanción por dopaje. Le corresponde a ella reconquistar sus títulos", explicó el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli en Facebook.

Embed
Por su baja clasificación en el ranking, Sharapova sólo podría disputar el torneo galo a través de una invitación, aunque la FFT ya había mostrado sus reticencias a concederle una 'wild-card'. "La integridad es uno de nuestros compromisos fuertes. No podemos decidir, por un lado, aumentar los donativos al fondo de lucha contra el dopaje y por el otro... (invitarle)", había dicho en marzo el presidente de la FFT.

En enero de 2016, durante el Abierto de Australia, la rusa dio positivo por meldonium, un producto que había entrado en la lista de sustancias dopantes el 1 de enero de ese años. La Federación Internacional sancionó a Sharapova con dos años, aunque el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) redujo el castigo a 15 meses.