La Sala 2 de la Cámara Federal de la Seguridad Social determinó que el ingreso de los jubilados "no es una renta ni un beneficio, sino un ingreso financiado por los aportes".
La Justicia declaró inconstitucional que los jubilados y pensionados paguen el impuesto a las Ganancias. Con el voto de los jueces Nora Carmen Dorado y Luis René Herrero, así lo resolvió la Sala II de la Cámara Federal de la Seguridad Social.

En el fallo, los jueces sostienen que la jubilación no es ganancia, no es una retribución por una actividad, no es una renta ni un beneficio, sino un ingreso financiado por los aportes efectuados durante la etapa activa.

Es que al jubilado Leonardo Gualberto Cardenale le descontaron el impuesto a las ganancias cuando cobró una sentencia de reajuste de haberes.

Embed
Al efectuarse la liquidación de la sentencia que incluye la retroactividad y el reajuste del haber, a Cardenale le efectuaron retenciones por el impuesto a las Ganancias por superar en varios años, con el pago retroactivo del haber reajustado, el mínimo no imponible de esos períodos.

En su fundamento, el juez Herrero sostuvo que la Corte Suprema definió que la jubilación debe tener una "proporción justa y razonable" con el ingreso de los activos, que tiene un carácter integral y es financiada con los aportes efectuados durante la etapa activa.

El magistrado sostiene que "resultaría a todas luces contradictorio reconocer que los beneficios previsionales están protegidos por la garantía de integridad, proporcionalidad y sustitutividad, que consagra la Ley Suprema, y a la vez tipificarlos como una renta, enriquecimiento, rendimiento o ganancia gravada por el propio Estado que es el máximo responsable de velar por la vigencia y efectividad de esos principios constitucionales".