Miguel Servetti, padre de un jugador de Rampla Juniors, fue internado en una clínica con una herida de bala en el encuentro de Tercera División ante Cerro. Su hijo Pablo confirmó que el hombre está "fuera de peligro".
Miguel Servetti resultó este miércoles herido de dos balazos durante incidentes que se registraron en un partido de juveniles entre Rampla Juniors y Cerro de Montevideo. Su hijo Pablo, futbolista del Rampla, confirmó que el hombre está "fuera de peligro" y será dado de alta en las próximas horas.

El jugador informó que su padre finalmente no será operado porque "no tiene ningún peligro interno". La víctima recibió un solo disparo y la bala "se partió" dentro de su cuerpo, quedando alojados un trozo en el hueso y otro en la pelvis.

El hombre, padre de un jugador de Rampla, fue internado en una clínica y el hecho fue calificado como "una cosa de locos" por Juan Castillo, el presidente del club, según la agencia DPA.

Embed
De acuerdo a algunos testigos, hinchas de Cerro increparon e insultaron al técnico de Rampla, Luis López, y la víctima intentó mediar en la situación. "Las balas eran para mí", les dijo López a los medios locales.

El motivo del incidente, según especulan, sería el triunfo que consiguió el último domingo Rampla Juniors sobre Cerro por 2-1, por el torneo Apertura, en uno de los añejos clásicos de barrio del fútbol uruguayo. El joven dijo que en el lugar "no había Policía" y no había más seguridad que la que acompaña a los árbitros.

Servetti afirmó que no conoce a los agresores y que todavía no sabe si su padre radicará la denuncia ante la Justicia, una vez sea dado de alta.

Embed
Rafael Peña, director de Seguridad de la AUF, afirmó que fue un hecho "absolutamente imprevisible" y recordó que los partidos de juveniles son "con entrada libre y no tienen los controles que rigen en los partidos de Primera División".

Peña además sostuvo que es un hecho "netamente policial" y anunció que lo primero que dispuso la AUF fue ofrecer asistencia psciológica a los juveniles de los dos clubes, debido al estado de shock en el que se encuentran.

El partido entre los juveniles de Rampla Juniors y Cerro fue suspendido a los 28 minutos del primer tiempo cuando igualaban 0-0.