Antes de convertirse en presidente de Estados Unidos, era conocido como un hombre amante de la buena vida, y también de los buenos fierros.

Embed